Cómo empezar a organizar tu matrimonio sin morir en el intento


Después de haber pasado un par de semanas desde que decidieron casarse, ya sea que te pidieron matrimonio como siempre lo soñaste, o que simplemente lo acordaron después de una larga conversación, llega el momento de sentarse a la mesa y decir “ya ¿por dónde partimos?” y te diste cuenta de que una sensación abrumadora se apoderó de ti de pies a cabeza. Tranquila, es normal, pero no tiene por que sentirse así siempre. Hay ciertos consejos que te van a ayudar a echar a andar el tren “matrimonio” sin dejar a nadie abajo y de la forma más relajada posible.

Las encuestas muestran que en promedio las parejas se demoran entre 9 y 18 meses en organizar un matrimonio ya que mientras mas tiempo tengas para organizar, más posibilidades tendrás en tu abanico de proveedores, desde el lugar de la ceremonia y la fiesta, hasta los fotógrafos o cabinas de fotos disponibles. Tómate tu tiempo, no te apures y no tomes decisiones precipitadas.

Prepara la lista de invitados

Lo más importante para comenzar con la organización es que sepan a cuánta gente van a invitar. No es necesario tener el número exacto en una etapa tan temprana de organización, pero si un aproximado. De esta forma podrás cotizar de forma correcta todos los servicios que necesitas. La mayoría de los proveedores necesita saber un aproximado de tus invitados para así poder mandarte una cotización ajustada y certera.

Define un estilo

Siéntense y decidan el estilo de matrimonio que quieren tener. De día o de noche, al aire libre o en un salón, católico, cristiano, judío, árabe. Con buffet o a la mesa, elegante o rústico. Decidir qué estilo prefieren les va a servir para cotizar los servicios correctos y acotar la búsqueda. El momento de cotización de servicios puede llegar a ser un poco agobiante debido a la gran cantidad de correos, documentos y llamados que van a tener que hacer o leer, así que evita cotizar a proveedores que en verdad no se ajustan a tu idea.


El presupuesto lo es todo

Es verdad que los matrimonios son un poco costosos y hay que hacer un esfuerzo mayor para poder pagarlo, pero no tienes por qué quedar en la bancarrota para casarte como siempre soñaste. Hacer un presupuesto y ajustarte a él te va a ayudar a mantener el orden en tu bolsillo. Identifica las distintas formas en las que podrás financiar tu matrimonio y cuánto dinero vendrá de cada uno de estos canales y anota con cuánto dinero podrías contar en total. Siempre mantén un margen de error de 2 puntos hacia arriba o hacia abajo y luego distribuye el presupuesto entre los proveedores según la importancia que quieras darle a cada uno.

Los tres pilares de un matrimonio

A penas tengas listos los puntos anteriores, levanta los tres pilares fundamentales de tu matrimonio: La ceremonia, la fiesta y la comida. Estos tres puntos le darán la columna vertebral a tu matrimonio y, sean como sean, no pueden faltar, son la base fundamental de cada unión matrimonial. Cotiza, revisa y contrata a los proveedores encargados de estos tres puntos con la mayor anticipación posible, así te aseguras de reservar a tus preferidos y tener harto tiempo para preparar tu presupuesto para los pagos necesarios.


Trata de aprovechar de esta etapa lo más que puedas y vívela a pleno. Todo va a salir bien al final y vas a tener el matrimonio que siempre soñaste. No te dejes agobiar por nimiedades que al final, no aportan en nada.

Si quieres relajarte aún más y estar asistida por una profesional de los matrimonios, asesórate con Gabi Dauabe Wedding Planner.

Puedes encontrarla en Instagram en @gabidauabe.weddings o en matrimonios.cl

0 vistas
CONTACTO
REDES SOCIALES
  • Facebook - Grey Circle
  • Instagram - Círculo gris

© Hecho con ❤ por SOY LA NOVIA